Luego del proceso de matanza, la carne de vacuno depostada,  pasa por una etapa de enfriamiento de entre uno a tres días,  y es almacenada ya sea en  la cámara de congelados o la cámara de mantención, en donde se reduce considerablemente la contaminación bacteriana a la que están expuestos los alimentos  y a su vez, permitiendo una importante extensión  de la vida útil del producto y garantizando siempre un aspecto fresco.

Cámaras frigoríficas para mantención de carnes

Para mantener el producto fresco-refrigerado, la carne debe ser mantenida gradualmente a una temperatura entre 0 a 4 ° C, a una humedad relativa del 85 al  90 %.


Cámara frigoríficas para carne congelada envasada

Para mantener el producto fresco-congelado, la carne envasada ofrece piezas prefabricadas y seleccionadas del vacuno, empacadas al vacío, sobre bandejas de cartón y selladas en plástico.

Para un óptimo enfriamiento, que no exponga el producto a un rápido envejecimiento ni descomposición, se recomienda una temperatura entre los -10  a -12 °C.

La carne almacenada a un periodo mayor de 3 a 5 semanas, debe ser conservada  a una temperatura de – 30 °C, que garantiza la muerte de las bacterias resistentes al frío, y permite extender la vida útil del producto hasta por 12 meses.

Arriba