Al ser alimentos altamente perecederos, las frutas y verduras, necesitan conservarse en condiciones idóneas para su almacenamiento y posterior comercialización.

Y dada su amplia diversidad, hemos desarrollado una serie de cámaras frigoríficas y cámaras de almacenamiento, que garantizan las temperaturas y humedades  óptimas  que respondan a cada una de sus características y necesidades.

Cámaras frigoríficas  para Manzanas

Por su vasta  cantidad de almacenaje, las manzanas son una de las frutas más altamente acumuladas por tonelaje.

Por otro lado, comparado con otras frutas, su tiempo medio de conservación es notablemente  más elevado.

En su mayoría,  la diversidad de manzanas se conserva en cámaras frigoríficas a una temperatura de – 1  °C.

Sin embargo, otras variedades de la fruta pueden sufrir de daño por enfriamiento, afectando su posterior comercialización.

Para ello también ofrecemos cámaras de almacenamiento que permiten extender la vida comercial de la fruta y eliminan el daño por enfriamiento.

Las temperaturas en las cámaras de almacenamiento varían entre los 2 °C a los 4 °C y  garantizan condiciones óptimas de conservación y almacenaje del producto.

Cámaras frigoríficas de Limones

La conservación y almacenamiento de los limones usualmente se realiza en dos etapas:

Esta temperatura y  porcentaje de humedad relativa son idóneos para mantener el color de la corteza, la contextura de  la pulpa y calidad del sabor.

Una contante circulación de aire uniforme en  cada espacio  de la cámara asegura este proceso.

Cámaras frigoríficas para Peras

Las peras son altamente sensibles a la temperatura, y tienden a madurar con rapidez, en especial en elevadas condiciones de clima.

De igual manera, deben ser manipuladas con delicadeza, ya que se pueden formar magulladuras y su exponerse a microorganismos.

 Por estos motivos, para su óptima conservación, se recomienda almacenar las peras en cámaras frigoríficas de -1 °C.

Y aunque, a diferencia de las manzanas, las peras no son sensibles a daños por congelación,  tienden a perder agua fácilmente y se recomienda almacenarlas en condiciones de humedad relativa del 90% .

Cámaras frigoríficas para Naranjas

Las naranjas tienen tendencia  a perder humedad con rapidez, y para su óptima conservación, las cámaras frigoríficas deben mantener la humedad alta.

Al ser conservadas a temperaturas bajas sufren variaciones fisiológicas en la corteza que las hace lucir envejecidas.

Una amplia variedad de naranjas pueden conservarse, entre 8 a 12 semanas, en cámaras de almacenamiento entre 0 y 1 °C, con humedad entre 85%  al 90%.

Otras diversidades de naranja, como las cosechadas en temporadas de abundante calor, pueden conservarse en temperaturas que varían de entre los 3 a 9 °C .

Cámaras frigoríficas para Pomelos

La mayoría de  las variedades de pomelos se conservan en cámaras frigoríficas a 10 °C durante 4 a 6 semanas.
Otras diversidades se conservan a temperaturas entre los 14 a los 16 °C.

Dada su facilidad a perder peso y agua se recomienda mantener la fruta a condiciones de humedad relativa  entre 85%  al 90%.

Cámaras frigoríficas para Mandarinas

Dado que las mandarinas son de una alta condición perecedera, su almacenación  en una cámara frigorífica varía entre las 2 a 4 semanas.

Usualmente se almacenan a una temperatura de 4 °C, en condiciones de humedad relativa  del 90% .

Cámaras frigoríficas para Uvas

Usualmente las uvas maduran con antelación durante relativos lentos periodos en las viñas.

El estado del tallo de la fruta es fundamental para su posterior conservación, ya que es éste el que la sostiene y determina su estado y calidad.

Las condiciones de almacenamiento de las uvas dependen según su variedad:
-Uvas tipo vitis vinífera: Son enfriadas y almacenadas en una temperatura de   – 1 °C y a una humedad entre el 90%  al 95%.

Se recomienda un pre-enfriamiento  a una temperatura de 4 a 6 °C durante 24 horas.

Cámaras frigoríficas para Piñas

La conservación y almacenamiento de la piña puede responder a dos etapas:

 

Arriba